Financiando el terror

ב״ה

La Autoridad Nacional Palestina (ANP), gobierno palestino en Judea y Samaria (Cisjordania desde 1950), debe a la compañía de la luz israelí 700 millones de shkalim (casi 140 millones de euros).
El gobierno israelí amenaza con cortarles la luz si no pagan.
Podría tratarse de una medida descabellada tratándose de un pueblo sin estado y aparentemente pobre, territorios que tanto estamos acostumbrados a ver en la prensa donde se ceba una enorme crisis humanitaria y un bloqueo que algunos incluso se atreven a comparar con el Gueto de Varsovia.
Ironías a parte, durante esta semana el Canal 2 de la televisión israelí destapó un nuevo escándalo en las cuentas de la ANP. Si pensábamos que Arafat una vez muerto se iban a acabar los desfalcos en las cuentas públicas palestinas –  su mujer viajaba a las mejores Boutiques de Europa, dormía en lujosos hoteles y mantenía en buen estado sus mansiones -, o el coste económico que supuso al público palestino  la II Intifada – cada familia recibía una sustanciosa compensación por cada hijo inmolado en pizzerías, autobuses o discotecas israelíes -, este nuevo escándalo se centraba en el sueldo mensual que reciben los presos palestinos en cárceles israelíes el cual, por cierto, se a triplicado.
La ANP llora por la crisis económica que sufre y no es de extrañar puesto que otorga al mes 18 millones de shekels (3.500.000 de euros) a palestinos presos en Israel y 26 millones de shekels (5.100.000 de euros) a las familias de los terroristas suicidas. Esta cifra supone el 6% del presupuesto total.
Todo preso palestino que participó durante la II Intifada recibe al mes del gobierno palestino, un dinero que procede de la «caridad» europea,  especialmente la española, las siguientes cifras.

 

 

Nota: Plural de Shekel (moneda israelí) en hebreo; Shkalim (₪) 
4,9 shkalim es 1 euro
Presos con una condena de hasta 3 años reciben al mes 1,400 ₪
De 3 a 5 años de condena 2,000 ₪
De 5 a 10 años 4,000 ₪
De 10 a 15 años 6,000 ₪
De 15 a 20 años 7,000 ₪
Mas de 30 años 12,000 ₪

 

A esto añadir a la lista:
300 ₪ si tiene mujer
50 ₪ por cada hijo que tenga
300 ₪ si es un residente de Jerusalem
500 ₪ si es un preso interno.
Presos cuya condena supere los 20 años reciben al mes 12.000 ₪. Unos 2.300 euros.
Esta medida está claramente fomentando económicamente el terrorismo.
Dos ejemplos de los terroristas más sanguinarios y la sustanciosa nómina que reciben un actividades financiadas en gran parte directa o indirectamente por Europa.
Abdullah Barghouti, un armador de bombas del grupo terrorista Hamás condenado en 2004 a 67 cadenas perpetuas, por orquestar el asesinato de 67 israelíes, recibe un sueldo mensual de 6,000 ₪ (1.200 euros).

Abbas al Sayyed condenado por planear la masacre en el Hotel Park, en 2002, en el cual 30 civiles israelíes fueron asesinados cuando estaban celebrando la cena de Pesaj (pascua judía), recibe 12.000 ₪ (2.400 dólares) mensuales.

Esto es una completa aberración. Europa y Estados Unidos en particular deben de intervenir todas las cuentas de la Autoridad Palestina para evitar que el dinero destinado a las necesidades reales del pueblo palestino vaya a parar a los bolsillos para  actividades terroristas, de grupos armados cuyo único propósito no es la creación de un estado si no la destrucción de uno que ya existe.

La utilización de ayudas internacionales para actividades terroristas no termina aquí. Los  conocidos como «cohetes caseros» nos sugiere  low cost sin embargo su coste asiente a más de 100 dólares la unidad. Si tenemos en cuenta que el lanzamiento de misiles por parte de Hamás en los últimos años contra localidades israelíes limítrofes a la Franja de Gaza fue cotidiano – desde 2001 han sido lanzados más de 10 mil -, nos daremos cuenta de la cantidad de dinero que Europa a malgastado en un estado fallido.

 

 Yom Shishí 20 de Elul de 5772
Viernes, 7 de septiembre de 2012

דוד יאבו
David D. Yabo
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.