Israel no es súbdita de España, sino aliada.

ב״ה

 

La víspera de Shabat el embajador de España en Israel Manuel Gómez Acebo pidió – desde Tel Aviv y no desde Jerusalén – al Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu posicionarse en favor de la unidad de España y contra la independencia catalana.

Me parece del todo surrealista este tipo de petición – Israel mantiene una postura neutral debido a que lo considera un problema interno -, cuando España no reconoce si quiera los lazos histórico-religiosos del pueblo judío en la Tierra de Israel o la unidad de Jerusalén, capital de Israel. Este desprecio a la soberanía judía en la capital judía se ve reflejado, por ejemplo, en la propia web del Consulado de España en Jerusalén que hace de facto de Embajada de España en Palestina.

 

En esta primera imagen de la web del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación observamos en el apartado “está usted en: Tel Aviv” las recomendaciones de viaje al Estado de Israel. Hasta aquí perfecto.

 

En una segunda imagen de la misma web pero del Consulado de España en Jerusalén en la sección de “está usted en: Jerusalén”, las recomendaciones de viaje son a Palestina.

Abajo, en el apartado “otros” si pulsamos veremos en el menú desplegable y en letras muy claras  “Territorios ocupados palestinos”, definición nada diplomática, sesgada y que se repite constantemente pese a ser un término incorrecto y que no está contemplado por la ley internacional – dichos territorios se definen como “en disputa” -, ni tampoco en la Resolución 242 de Naciones Unidas que habla de “territorios ocupados durante el reciente conflicto (1967)”, sin especificar que sean palestinos.

Incluso podemos ver un apartado en árabe donde también emplean dicho término.

 

 

Sección en árabe que también incluye el término Territorio Palestino Ocupado.

 

En la sección “seguridad”, apreciamos claramente el desprecio del gobierno español por la soberanía israelí en Jerusalén.

El Embajador de España en Israel – cuya embajada está en Tel Aviv y no en Jerusalén -, tiene todo el derecho del mundo de exigir al Primer Ministro israelí posicionarse a favor de la soberanía española, sin embargo es una actitud bastante hipócrita puesto que su gobierno es contrario a la soberanía israelí en Jerusalén.

 

 

La guinda del pastel la podemos saborear en la sección “ficha del país”. ¿Adivináis a qué país se refiere el Consulado y que  deja más claro que de facto hace de Embajada de España en Palestina? Pulsa aquí y verás la sorpresa.

 

 

Señor embajador, antes de exigir nada tome papel y bolígrafo, por favor:

Informe al presidente del gobierno español Don Mariano Rajoy que reconozca la soberanía y unidad israelí según lo dispuesto por la ley israelí, que incluye por supuesto todo Jerusalén (Ley Básica de Jerusalén 1980), que España no reconozca directa o indirectamente a Palestina hasta que exista un acuerdo de paz entre las partes implicadas en el conflicto (según lo dispuesto por los Acuerdos de Oslo), e id pensando en qué barrio de Jerusalén quieren ubicar la embajada de España. Les recomiendo Rehavia, que además de ser un buen barrio es donde vive Eugenio García Gascón que de forma continuada difama a Israel en medios de comunicación y que el Consulado español le hizo entrega de la “Encomienda de la Orden del Mérito Civil por la labor desarrollada durante más de veinte años en Jerusalén”, una labor que, como mencioné antes es la de difamar, desinformar e incluso justificar el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes.

 

Votación del Congreso de los Diputados

Y por último: que el Congreso de los Diputados anule la votación del 18 de noviembre de 2014 que tuvo lugar el mismo día del terrible atentado cometido por un palestino contra la sinagoga de Har Nof de Jerusalén en el que cuatro judíos fueron asesinados a machetazos mientras rezaban las oraciones matutinas.

 

Con las manchas de sangre aún en las paredes y suelos de la sinagoga 319 diputados de 322 votaron – unilateralmente – a favor del reconocimiento de Palestina, violando de este modo los Acuerdos de Oslo.

Esto es solamente la punta del Iceberg en estas peculiares relaciones diplomáticas entre España e Israel. Antes de exigir nada tengan muy en cuenta que Israel no es súbdita de España sino un país aliado que pese a las continuas afrentas continúan existiendo lazos de amistad.

No deterioren aún más esa amistad.

 

Yom Rishon 9 de Jeshván de 5778
Domingo, 29 de octubre de 2017

דוד יאבו
David D. Yabo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *