Tres minutos en antena

ב״ה

 

Como ya habéis comprobado en mi anterior publicación – Érase una vez… un fiasco de historiador -, cualquiera con un título se cree con derecho de hablar de cualquier tema aún sin tener idea.  Puse como ejemplo al candidato a la Generalitat de Catalunya e historiador Xavier Domenèch quien firmó un manifiesto anti israelí la semana pasada coincidiendo con el aniversario de la Partición de Palestina de 1947. Domenèch demuestra ser un historiador que no se rige por la epistemología, un mal endémico que no sólo encontramos en esta profesión sino que también está muy extendida en el ámbito periodístico. Y con el tema de Palestina hay carta blanca.

De la mano de Nieves Concostrina en el programa La Ventana vemos como nuevamente La Ser no defrauda si a anacronismo y mala praxis nos referirnos. Tratar de explicar en tres minutos escasos un tema tan jugoso como el derecho del pueblo judío a regresar a su patria ancestral – derecho recogido en la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General  (1960) -, pretender hacerlo de forma irónica y utilizar para ello prejuicios sería un completo desastre, pero como he dicho con el tema de Palestina hay carta blanca. Se pueden decir las mayores burradas inimaginables como sugerir que el ideario sionista es  exclusivamente religioso, que Palestina existió hace cuatro mil años o llegar incluso al disparate de negar la conexión judía con la Tierra de Israel.

El programa en cuestión lleva por título; “70 años desde que (para lavar su culpa) la ONU la lio parda en Oriente Próximo”.

Efectivamente uno lee esto y de forma automática sabe que es un programa de relleno porque conocimiento, objetividad y realidad más bien poca o ninguna. Y queda demostrado con creces.

El primer anacronismo y la falta de rigor histórico lo podemos ver  ya en el título y sin haber comenzado a escuchar el audio. Ese “para lavarse culpa” se refiere a la complicidad de Europa ante el Holocausto. Sin embargo el exterminio de una tercera parte del pueblo judío finalizó en enero de 1945, mientas que la ONU fue creada varios meses después del final de la Segunda Guerra Mundial. Tal vez Nieves se refería al sentimiento de culpa en la conciencia europea actual de convertir a Europa en el mayor cementerio judío en base a prejuicios absurdos. Así sí se entiende, así aceptamos pulpo.

Nieves comienza su particular explicación sobre el 29 de noviembre de 1947 de la siguiente manera: “La reclamación histórica judía para quedarse con Palestina es de hace cuatro mil años“. Anacronismo de nivel 1 – en una escala de tres siendo el uno el más grave -: Palestina no existió por aquel entonces.

  • El término Palestina fue dado a esta región por el Emperador Adriano en el año 135 d.E.C. con el único propósito de extinguir las revueltas judías que desde la época de Bar Kojba se venían produciendo contra el Imperio Romano. Suplantar Jerusalén por Aelia Capitolina y Judea por Palestina conseguía un doble efecto: mitigar las revueltas y desenraizar al judío de la tierra por la que luchaban por su liberación: Judea. Nabucodonosor empleó técnicas más radicales en el siglo VI a.E.C. como la transferencia de personas. Judíos judaítas fueron enviados a Babilonia mientras que Judea fue repoblada de tribus extranjeras.
    Los siguientes 1 860 años – hasta que la Autoridad Nacional Palestina logró cierta soberanía gracias a los Acuerdos de Oslo que firmó Israel -, Palestina existió únicamente como provincia Omeya, parte del califato Abasí, de los turcos seleúcidas, bajo dominio cruzado, nuevamente como provincia durante la época mameluca y otomana hasta ser Protectorado británico hasta 1948. Luego Jordania se anexionó a Judea y Samaria – lo que iba a ser la nación árabe votada en la ONU el famoso 29 de noviembre -, Israel posteriormente anexiona territorios históricos de Judea y Samaria y en los noventa los palestinos por primera vez en la historia gozan de cierta soberanía en la tierra que va desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo.

Después de este resumen de los últimos dos milenios, ¿qué ocurre con los dos milenios antes de la Era Común? Nieves declara que hace cuatro mil años hubo una Palestina que los judíos querían “quedarse”. ¿Quizás se esté refiriendo a los antiguos filisteos? Así sí se entiende, así aceptamos pulpo. ¿O no?

Según evidencias históricas y arqueológicas los llamados Pueblos del Mar arribaron a la costa de Canaán – que no Palestina -, en el Siglo XIII a.E.C, época en la cual la mayoría de historiadores coinciden en que fueron también los comienzos del pueblo de Israel en esa misma tierra. Los Pueblos del Mar arrasan en el Mediterráneo y someten a diversos pueblos menores, entre ellos los Hititas que los barren del mapa. Desaparecen. Los egipcios también salen muy mal parados debido a que traen consigo armas de metal y un equipo bélico muy superior para la época. Los Pueblos del Mar van conquistando la costa mediterránea desde Egipto hasta Turquía y comienzan a dividirse el territorio siendo que los Peleshtu – filisteos – se asientan en la actual Franja de Gaza y la costa israelí, hasta el sur de lo que hoy es Tel Aviv. Pero no nos equivoquemos puesto que los extintos filisteos no tienen absolutamente nada que ver con los actuales palestinos, simplemente quería demostrar que por mucho que aceptemos pulpo el anacronismo sigue estando muy patente en la explicación de Nieves.

Dicho esto, Palestina no existió hace cuatro mil años de modo que la primera frase de Nieves además de no ser cierta induce error al lector.

 

Nieves continúa demostrando a su manera que el derecho del pueblo judío por retornar a nuestra tierra va ligada exclusivamente con la religión. Y dice; “para entenderlo y compartirlo hay que creer en el antiguo testamento, en Moisés, en la zarza ardiendo, en las tablas de la ley, en que el mar rojo se abrió y en la entrega de llaves de la tierra supuestamente prometida al pueblo presuntamente elegido“.

Nieves elimina de un plumazo grandes intelectuales del sionismo tales como Moisés Hess, Borojov o Katzenelson entre muchos otros que entendían que solo se podría crear un Estado judío como parte de la lucha de clases y apoyando un proletariado judío en las grandes ciudades. En otras palabras, no se puede entender al Estado de Israel sin el sionismo socialista.

Tampoco se puede entender el Estado de Israel sin la participación del sionismo político de Hertzl, padre del sionismo moderno, que proponía establecer el Estado judío mediante métodos diplomáticos y políticos. El sionismo sintético de Weizmann fusionaba el sionismo político y el sionismo práctico de Ruppin de  fomentar la emigración judía y establecer colonias en la Tierra de Israel. El sionismo general iba más allá y ponía al ideario sionista por encima de posturas políticas o tendencias religiosas.

De entre todas las corrientes del sionismo solamente dos guardan relación directa con la religión: el sionismo religioso del Rab Kook y el espiritual de Ahad Ha´am, este más filosófico que litúrgico.

 

Nieves continúa diciendo que el famoso mito fundacional del Estado de Israel está “basado en la fe y en un libro sin bibliografía“.

Durante la Edad Media el modo más utilizado para generar odio pero también para cuestionar y culpar al judío fue recurrir a la religión; que si deicidas, que si la sangre de los niños cristianos para sus rituales de Pesaj (pascua judía), profanación de la hostia, etc. Esta práctica continúa presente y es utilizada para atacarnos por defender nuestro derecho de autodeterminación. Hablar mal de Israel cuestionar una religión en un medio progre hace disparar unos niveles de audiencia que nadie estaría dispuesto a renunciar.

Que vaya quedando claro: la reclamación histórica judía se basa en el derecho del pueblo judío a regresar a su patria ancestral, idea basada en un libro (Tanaj) con bibliografías tales como:

  • la Estela de Merenptah

Es el documento extra Bíblico más antiguo que data del 1207 a E.C., que demuestra la conexión judía con la Tierra de Israel. La estela describe la invasión a Canaan durante el quinto año del reino del Faraón Merenptah para someter a sus habitantes. La mención que se hace en este grabado figura la palabra Israel como un grupo nativo, como gentilicio.

  • Templo de Amón, Karnak

Shoshenk I dejó un informe sobre su campaña en un muro del templo de Amón en Karnak donde relata su ataque a los reinos de Judá e Israel, y el saqueo a Jerusalén en el 950 a.E.C.

  • La Estela de Mesa

Relata la guerra entre el Rey Ajab de Israel y el Rey Mesa de Moab en el siglo IX a.E.C.

  • La Estela de Dan

Sobre la victoria del Rey arameo Jezal sobre los reyes de Israel, de la dinastía davídica, en el Siglo IX a.E.C. Una prueba irrefutable de la existencia de la casa de David.

 

Nieves, no siempre se puede aceptar pulpo y menos cuando tienes el poder de llegar a tanta gente porque lo único que consigues es alimentar la ignorancia y el odio, y en el peor de los casos retratarte en ellos. Tres minutos en antena son suficiente para prejuzgar a toda un país – Israel – y a toda una nación – el pueblo judío -.

Tres minutos de tu vida que podrías haberte ahorrado y haberlos aprovechado para llamar por teléfono a un ser querido o haber ayudado a un desconocido.

 

 

Motséi Shabat 15 de Kislev de 5778
Sábado, 2 de diciembre de 2017

דוד יאבו
David D. Yabo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *