Belén de Judea

ב״ה

 

Contra Israel todo vale, desde manipular información e imágenes hasta reescribir la historia e incluso expoliar el patrimonio judío, e incontables asociaciones creadas para una supuesta defensa del pueblo palestino, cuya única meta es en realidad difundir odio contra la única democracia de Oriente Medio.

La primera fue creada por las Naciones Unidas bajo el nombre UNRWA; la organización de Naciones Unidas para los refugiados de Palestina en Oriente Próximo. La UNRWA está dedicada supuestamente al “desarrollo, la educación, salud, servicios sociales y ayuda de emergencia a siete millones de refugiados palestinos”. Los palestinos que atienden son los que malviven en Jordania, Líbano, Siria y los que se encuentran bajo la teocracia de Hamás en la Franja de Gaza y el gobierno de la Autoridad Nacional Palestina en las zonas A y B de Cisjordania.

Sin embargo existen más países donde la situación legal de los palestinos es prácticamente inexistente como en Iraq.

El medio árabe maannews anunciba el año pasado por estas fechas que en Iraq decidió negar los derechos a los palestinos y que “ya no serán iguales a los ciudadanos iraquíes”. La nueva ley aprobada por el parlamento evitaría así que palestinos poseyesen tierras, derecho a educación, vivienda, tratamiento médico, e inahibitarles los cupones de alimentos aún viviendo en Iraq desde hace 50 años.

La Directora Ejecutiva de la UNRWA Spain no se pronunció al respecto, ni hubo sesiones de emergencia en Naciones Unida y tampoco ninguna de las incontables organizaciones “propalestinas” pusieron el grito en el cielo. Tampoco hay manifestaciones contra la agónica existencia de los palestinos en Líbano (175 000) sin derechos sociales, civiles o económicos. No jews no news. Y no money.

Pero la UNRWA es solo la pinta del iceberg.

Además de organizaciones y asociaciones hay personajes públicos que utilizan un falso propalestinismo para difamar a Israel.

La “embajadora” de Balestina en Venezuela Linsa Sobeh le coló un vídeo a la activista de TeleSUR Madelein Garcia que público en redes sociales sobre un supuesto niño palestino “asfixiado hasta morir” por un policía israelí en Jerusalén. El video fue grabado en Suecia hace tres años. “La causa” necesita de tontos y tontas útiles para poder difundir el odio contra Israel.

 

 

Como viene ocurriendo por estas fechas durante varios años el aumento de este tipo de individuos se hace notar sobre todo en las redes sociales. El Jesús bíblico que todos conocemos, creamos o no en su figura, es de un judío de origen humilde que nació y se crió en Judea, y que como judío frecuentaba el Templo de Jerusalén y todo cuanto predicaba era una versión del judaísmo fariseo con ciertos matices de pensamiento esenio. Por dos mil años así fue Jesús de Nazaret – en hebreo se denomina a los cristianos notzrí, nazareno (de Nazaret), por lo que los historiadores dicen que pudo incluso nacer en esta ciudad de Galilea -.

El relato bíblico del Nuevo Testamento no deja lugar a duda: “Nacido Jesús en Belén de Judea en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén diciendo: ¿dónde está el rey de los judíos que ha nacido?” Mateo 2,1.

-Nombre: Jesús
-Lugar de nacimiento: Judea
-Ciudad: Belén
-Étnia: judía

Y para más inri el rótulo que Pilatos grabó en la cruz de Jesús: INRI Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum (Jesús de Nazaret, rey de los judíos).

A pesar de las evidencias una cantidad importante de personas creen y aseguran que “Jesús era palestino” porque nació en Palestina – la región fue denominada por el Imperio Romano como Siria-Palestina 102 años después de que Jesús fuera crucificado -, que de haber nacido hoy sería un “refugiado palestino” y que el “régimen sionista lo habría matado” o que “los Reyes Magos no hubieran podido llegar a adorar al niño”. Otros suben imágenes de una virgen María y un José siendo cacheados frente a la Valla de Defensa por la policía de fronteras israelí para poder entrar en Belén. Os expongo un ejemplo muy reciente.

David Holguin, político por la Universidad de Granada

 

Raquel Marti, Directora de la UNRWA España

 

Felicitación del Jefe de la Diplomacia Palestina en España

 

Incluso que una periodista cuyos artículos son comprados por un medio tan influyente como El Mundo – la versión digital del periódico es el segundo periódico digital en español más consultado del mundo con 9.036.000 de usuarios únicos (septiembre 2016) -, es capaz de publicar esta pieza anacrónica y adulterada con el único fin de alentar al odio contra Israel y que nadie actúe me resulta muy alarmante.

 

La activista anti Israel Isabel Pérez también trabaja para el canal de televisión iraní HispanTV

 

Sigámosles el juego. Supongamos que Jesús hubiese nacido en 2017

Para empezar María y José nunca habrían podido llegar a entrar a Belén – y menos caminando, quizás con algún vehículo bien blindado -,  debido a su nacionalidad israelí, y siendo judíos tampoco se hubieran atrevido a hacerlo en plena noche por una ciudad árabe-palestina. El riesgo de entrar en una ciudad administrada bajo la Autoridad Nacional Palestina es tal que Israel instala carteles para advertir a la población israelí de que si entra en la zona A de Cisjordania quizás no salgan con vida.

 

Entonces, ¿qué camino y qué destino hubieran elegido?

José y María hubieran partido de Nazaret Ilit, una localidad judía israelí colindante a Nazaret, y evitado introducirse en territorio samaritano para no entrar por error en zona A cisjordana (mucho cuidado con Waze que juega muy malas pasadas en esta zona), habrían puesto rumbo hacia el sur, hacia la ciudad mixta de Afula. Continuarían pues hacia el sur hasta llegar a los Montes de Judea y de ahí a Giló que por proximidad a Belén sería quizás la localidad escogida por el matrimonio judío. Aunque teniendo a escasos 10 km el hospital Hadassa de Jerusalén más que probable hubiera dado a luz allí. Después de todo por estas fechas y con el frío que hace en los montes de Judea a nadie se le ocurriría parir en un pesebre.

En aproximadamente un día habrían llegado a su destino (163km), aunque teniendo en cuenta el estado de María habrían descansado en el centro comercial de Afula – que aunque es muy pequeño a los israelíes nos encantan los kenionim  (centros comerciales) -. Con tanto trajín y como pilla de paso seguramente consultarían el estado del embarazo a un ginecólogo del Centro Médico Isaac Rabin de Petaj Tikva – todo el complejo del Centro Médico contiene el hospital para niños más grande de Oriente Medio, un hospital de oncología, un hospital de psiquiatría, un hospital pediátrico, y una Facultad de investigación Médica –. En este Centro médico como en cualquiera del país no solo se atienden a judíos sino también al 1,6 millón de árabes israelíes (un 20% de la población), así como también los árabes palestinos que viven en Judea y Samaria (Cisjordania), bajo el gobierno de la Autoridad Nacional Palestina, y también de la Franja de Gaza, en el caso de que en sus localidades no dispongan de medios necesarios para alguna determinada urgencia médico-sanitaria.

Antes de llegar a su destino un aperitivo en Abu Ghosh, un poblado árabe que es La Meca de los israelíes para degustar uno de los mejores Humus de la zona.

 

Pero supongamos que después de todos los riesgos, incluso de poder ser apuñalados por su condición de judíos, Jesús de nacer en Belén sería considerado un “colono” e “invasor sionista” y estaría “violando la ley internacional”. La Asamblea General de Naciones Unidas se reuniría de urgencia y Hamas proclamaría un “día de la ira”. Y muy probablemente a los 18 años serviría en el tzahal (ejército israelí) en la sección especial para el público ultraortodoxo.

Que no os vendan la moto. El activismo palestino está lleno de grotescas fake news que únicamente se preocupan por demonizar a Israel. Cero inversiones en los problemas sociales palestinos bajo un gobierno de Hamás o Fatah.

 

Me ahorraré la explicación sobre el camino a pie/camello de los Tres Reyes Magos de Oriente a Giló puesto que no creo ni que pudiesen salir de Irán – la tradición sitúa a estos seres misteriosos en Persia -. Imaginaros el destino de tres infieles – no eran musulmanes -, cuyo objetivo es salir del país para adentrarse en territorio israelí y adorar a un judío al que creen será el rey de los judíos.

Sin duda la vía más fácil sería un vuelo Teherán – Estambul y en conexión con un vuelo a Tel Aviv/Ben Gurión. Pero tendríamos la problemática del sello israelí sobre un pasaporte iraní. ¿Sabéis cuál es la pena en Irán, verdad?

Como veis hay cosas mucho más serias y reales – por ejemplo que un país pueda ahorcarte porque tu pasaporte lleve el sello de otro país -, como para perder el tiempo en causas perdidas, tan perdidas que necesitan del revisionismo histórico.

Belén de Judea es importante para el cristianismo porque así lo es para el judaísmo. Belén de Judea fue la ciudad de nacimiento de un judío también muy famoso y que sí llegó a ser Rey: David. Belén es tan judía como lo es Jerusalén o Hebrón. Que Belén sea hoy una ciudad palestina es porque Israel aceptó Oslo y no porque exista algún vínculo histórico-religioso palestino. Que no se os olvide jamás.

 

Felices fiestas a mis lectores cristianos, y feliz 2018.

 

 

Yom Shlishí 8 de Tevet de 5778
Martes, 26 de diciembre de 2017

דוד יאבו
David D. Yabo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.