A 51 años de la Reunificación de Jerusalén

ב״ה

Har Habait Beyadenu!
“¡El Monte del Templo está en nuestras manos!”

Así anunciaba Mota Gur hace exactamente 51 años la liberación de Jerusalén por parte del ejército israelí bajo una dominación jordana que duró casi dos décadas (1949 – 1967).

Desde esta noche y durante todo el día de mañana celebramos los 51 años de la Reunificación de Jerusalén.

La Reunificación de Jerusalén tras su pérdida hace casi 2000 años fue para el Pueblo Judío y para el Estado de Israel la respuesta a las súplicas de nuestro pueblo, rogando a Dios por que algún día reconstruyésemos nuestra capital. Jerusalén en los rezos de la noche, de la mañana y el atardecer, y Jerusalén en las bodas, que, aun siendo un día de júbilo no podíamos olvidar la trágica pérdida dos milenios atrás. Jerusalén en los brit milá (circuncisión). Jerusalén en Pesaj, la pascua judía, en el Séder que pone orden a la liturgia con la célebre frase final “el año que viene en Jerusalén”. Jerusalén cada cena del viernes, junto a toda la familia recibiendo el Shabat, siempre presente nuestra Jerusalén. Jerusalén, Jerusalén, Jerusalén… y así hasta 700 veces la misma palabra representada en la Tanaj, en la bíblia judía (antiguo testamento). El anhelo de cada judío por regresar y recuperar Jerusalén. Siempre en nuestros corazones el mismo deseo: Jerusalén.

Un 28 de Iyar, 7 de junio de 1967, en el tercer día de Guerra de los Seis Días la brigada de paracaidistas liderada por el general Mordejai (Mota) Gur fue la primera en cruzar la Puerta de los Leones y adentrarse en la Ciudad Vieja de Jerusalén, hasta llegar al Kotel. “Har Habait beyadenu” “¡La colina del Templo está en nuestras manos!” anunció Mota por radio. Las lágrimas de tristeza se tornaron de alegría. De júbilo. De incredulidad. Nadie podía creer que Jerusalén era de nuevo nuestra, pues semanas antes la supervivencia del Estado Judío se veía de nuevo amenazada por Egipto. Además de eso las Naciones Unidas, el supuesto órgano encargado de garantizar la paz y seguridad de todas las naciones, cedieron ante la exigencia de El Cairo de retirar de forma inmediata las fuerzas de interposición del Sinai, encargadas de frenar los ataques terroristas egipcios contra territorio israelí, lo que conllevó la militarización de la región fronteriza con Israel junto con las continuas amenazas por parte de Nasser y sus colaboradores con “destruir a Israel”.

Pero contábamos con grandes hombres, héroes, que gracias a su determinación y esfuerzo consiguieron la victoria. El éxito de la misma recae sobre Uzi Narkis, Isaac Rabin y Rejavam Zeebi, también conocido como Gandhi y que, como Rabin, fue asesinado muchos años después por un terrorista (1).

Como dato curioso existe una foto histórica donde vemos (de izquierda a derecha) al General Uzi Narkis, quien conquistara la Ciudad Vieja de Jerusalem y fuera el responsable de la Reunificación de nuestra capital nacional, el Ministro de Defensa Moshé Dayán, quien se llevaría para bien o para mal toda la fama a nivel nacional e internacional, y al General Isaac Rabin, futuro Primer Ministro israelí (1974-79), entrando a la Ciudad Vieja de Jerusalem por la Puerta de los Leones.

Pero detrás, justo detrás de ellos, podemos observar a un despistado Gandhi que, por caprichos del destino, miró hacia atrás en el momento justo de ser tomada dicha fotografía. Esto provocó casi el olvido de esta figura esencial para la Reunificación y tan importante como cualquiera de las anteriormente mencionadas.

Los cuatro héroes nacionales entraron a una ciudad que había permanecido durante los últimos diecinueve años bajo un gobierno jordano (2) – y no palestino -, que profanó tumbas judías, destruyó sinagogas y arrasó con buena parte del barrio judío. A esto añadir la prohibición total de presencia judía en el Kotel – o muro occidental, también conocido como muro de las lamentaciones -, en cuyo alrededor además se amontonaban casas y desperdicios. Durante casi veinte años la ciudad vieja de Jerusalén quedó libre de judíos, prohibida al pueblo judío pero jamás olvidada. La ciudad tampoco olvidó su judaísmo y nos esperó paciente para ser rescatada y liberada.

Desde la Reunificación Jerusalén continúa siendo accesible no solo para judíos sino también para musulmanes y cristianos, para israelíes y árabes y gentes de todo el mundo para disfrutar de su historia, sus calles, sus olores, su tacto y santidad.

Jerusalén no es simplemente una Capital. Para nosotros Jerusalén es parte integral de nuestra identidad, el alma de la nación judía así como del Estado-nación del pueblo judío, Israel.

Hoy celebramos con orgullo 51 años de Reunificación, de reconstrucción y de recuerdo. Celebramos como Pueblo y Nación el Día de Jerusalén.

¡Jag sameaj Israel, jag sameaj pueblo de Israel!
 .
Motséi Shabat 28 de Iyar de 5778 
       Sábado, 12 de mayo 
de 2018
דוד יאבו
David D. Yabo

.

1) El 17 de octubre de 2001, Zeebi se encontraba en el Hotel Hyatt del Monte Scopus cuando terroristas palestinos, pertenecientes al Frente Popular para la Liberación de palestina (FPLP), abrieron fuego contra él, muriendo más tarde en el Hospital Hadassah de Jerusalén. Los terroristas que huyeron y se refugiaron en la Mukata, protegidos por Yaser Arafat, fueron finalmente detenidos y años después condenados a cadena perpetua.

2) Tras la Guerra de Independencia (1948) Transjordania, la actual Jordania, se anexionó de forma ilegal a Jerusalén y Judea y Samaria la cual renombraría como Cisjordania. Esta anexión fue considerada ilegal por Naciones Unidas y careció de valor legal puesto que solo fue aprobada por Gran Bretaña y Pakistán. Según el Derecho Internacional al no pertenecer de iure a ningún Estado el territorio no se le puede considerar como “ocupado” al no existir soberanía previa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.