Ley Estado Nación, ¿cuál es realmente el problema?

ב״ה

 

A un mes de haberse aprobado la Ley Básica Israel – Estado Nación de la Nación Judía, continúa la polémica sobre su redacción. ¿Es racista esta Ley? ¿En qué medida excluye a parte de los israelíes?

Debido a su importancia por tratarse de una Ley Básica, Jok haLeom (Ley de la Nación) está fracturando la sociedad israelí y muchos aún no saben explicar la razón. Ya no se trata de un simple debate de izquierda contra derecha, religiosos contra laicos, y viceversa, sino que va mucho más allá. Desde su redacción ha estado marcada por una agenda política, ajustándose al ideario de dos partidos políticos de cara a las próximas elecciones: Likud y Habait Hayehudi; estos últimos, en su día plantearon el disparate de convertir la legislación religiosa en fuente legal. El ejemplo más destacado del mal proceder de esta Ley fue que para que el Primer Ministro obtuviera el apoyo del sector ultraortodoxo tuvo que traicionar a un colega de partido, el diputado Amir Ohana. Dos días antes de aprobarse la Ley en la Knesset (el Parlamento), Netanyahu se comprometió a apoyar cualquier enmienda propuesta por Ohana en relación al derecho de hombres solteros, incluyendo parejas LGBT, para para beneficiarse de los derechos de subrogación (vientre de alquiler), de los que hasta ahora solo gozan las mujeres. Este anuncio lo hizo con el único fin de provocar la ira al sector más religioso y conservador del Gobierno, para tener algo con lo que negociar la aprobación de Jok haLeom. Derechos civiles a cambio de votos.

 

El diputado Ohana me habló varias veces sobre la ley de subrogación. Él planteó un punto simple: las madres solteras tienen derecho a la subrogación, pero los padres individuales no. No es justo y hay que arreglarlo. Hoy le informé que apoyaré la enmienda que él vaya a presentar”.

 

 

Las formas no han sido correctas; sin embargo, Jok haLeom es una ley importante de cara a la integridad nacional de la Nación Judía en el Estado judío. Pese a que durante estos últimos 70 años es evidente que Israel es el Estado judío o que los símbolos nacionales son una bandera de fondo blanco con la Estrella de David de color azul y dos franjas azules, la Menorá o candelabro judío y el himno es un cántico al retorno de los judíos a Sión, la patria ancestral, etc., hasta ahora no figuraban de forma sólida en una Ley Básica. ¿Cual es la importancia de fijarlo en un Ley Básica?

¿Qué es una Ley Básica o Jok Yesod?

Israel -como el Reino Unido- carece de Constitución, por lo que existen una serie de leyes fundamentales, temporales, pero con poder constitucional. Su promotor fue el diputado Izar Hariri, que en 1950 propuso elaborar una propuesta para una Constitución nacional, construida por capítulos. Cada uno de ellos se constituiría como Ley Fundamental. De ahí su importancia y la polémica que ha suscitado, pues no se trata de una simple ley.

El texto tuvo que ser pulida al máximo con el objetivo de lograr un consenso; incluso, se redactaron tres proyectos de la misma ley que tuvieron que integrarse en uno para contentar a las partes implicadas; esto es: Likud y Habait Hayehudí.

Existen tres problemas fundamentales en esta Ley que alejan peligrosamente el carácter democrático liberal y de igualdad del Estado de Israel.

Una ley que implica a todos los ciudadanos no solo no se ha consultado a la oposición para su redacción, sino que además se ha urdido entre dos partidos con fines puramente electorales.

El idioma árabe deja de ser oficial para obtener un estatus especial, pese a ser hablado por el 20% de la población árabe israelí e idioma materno de buena parte de los judíos mizrajíes (orientales), que hicieron Aliá huyendo de sus países de nacimiento (Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Siria, Iraq, etc.), y que mantienen como parte cultural e identitaria. El idioma árabe ha convivido con el pueblo judío desde el siglo VII y es una parte importante de nuestra historia, e incluso grandes filósofos judíos han dejado su legado en lengua árabe, cuyos escritos aún se estudian.

Pero lo más preocupante, si cabe, lo encontramos en el segundo punto del primer apartado; “Principios básicos”:

 

ב. מדינת ישראל היא מדינת הלאום של העם היהודי, שבה הוא מממש אתזכותו הטבעית, התרבותית, הדתית וההיסטורית להגדרה עצמית

2. El Estado de Israel es el Hogar Nacional del Pueblo Judío, en el que cumple su derecho natural, cultural, religioso e histórico a la autodeterminación.

 

El derecho del pueblo judío a una patria en nuestra tierra ancestral se debe a nuestro derecho nacional, como pueblo, y no por un derecho religioso. Con esta premisa, Israel está dando un paso hacia la teocracia, un camino que una ruidosa minoría desea, cuya meta afortunadamente está aún lejos. Además, Bagatz (Tribunal Supremo) se esmera para detener su avance. Pero el peligro es real y afecta a todos.

Cabe aclarar el punto que menciona que “el derecho de autodeterminación en la Tierra de Israel es exclusivo del pueblo judío”. Esto quiere decir que una vez independizada Palestina dentro de unos límites fijados por ambas partes, o incluso aún no habiéndose independizado, un grupo nacional árabe israelí u otro grupo no judío no pueden exigir la autodeterminación o cualquier tipo de autogobierno dentro del Estado judío (dentro de las líneas de armisticio de 1949). Sin embargo, la ley es ambigua en este sentido y el derecho de autodeterminación, o emancipación, no significa únicamente independencia; también incluye el derecho a preservar la cultura, el estilo de vida, la lengua o la historia del pueblo árabe en el Estado de Israel. Jok haLeom debe ser más explícita en cuanto a esta enmienda y asegurar que la minoría árabe pueda promover su cultura, respetando -por supuesto- los valores democráticos y de igualdad del Estado.

Me permito recordar que en Israel las comunidades judía, musulmana y cristiana gozan de plena autonomía para gestionar sus asuntos civiles (nacimientos, casamientos y ritos funerarios), y días de descanso desde 1951 gracias a la ley “Horas de trabajo y descanso”,

לגבי יהודי – את יום השבת

​לגבי מי שאינו יהודי – את יום השבת או את יום הראשון או את היום הששי בשבוע, הכל לפי המקובל עליו כיום המנוחה השבועית שלו

En relación a judíos – Shabat;

En relación a quien no es judío – el día sábado o el domingo (para cristianos) o el viernes (para musulmanes), según su día habitual de descanso semanal”.

 

Esta ley aún vigente también permite a cada israelí librar sus festividades y días sagrados.

Otra polémica que hace que Jok haLeom parezca que excluye a sus minorías es que no incluye la palabra “igualdad”. Una Ley Básica no puede ser redundante y una nueva Ley Básica no anula una anterior. En 1992, se aprobó la Ley Básica Dignidad del Hombre y Libertad, que enaltece los valores del Estado de Israel como un “Estado judío y democrático”, reafirmando la plena igualdad de todos sus ciudadanos.

 

Personalmente, estoy a favor de una ley cuyo objetivo es la aceptación de Israel como patria del pueblo judío, pero no bajo un objetivo electoral que fracture a la sociedad.

Aceptemos a Israel como patria del pueblo judío pero defendamos un Israel “judío y democrático” por igual y no más democrático que judío ni más judío que democrático, y luchemos por la igualdad de todos nuestros ciudadanos, pues en eso radica la idea sionista transmitida por los padres fundadores en la Declaración de Independencia.

La Declaración de Independencia es el ejemplo perfecto de cómo se define nuestro país; por un lado explica su carácter judío -La Tierra de Israel fue la cuna del pueblo judío. Aquí se forjó su identidad espiritual, religiosa y nacional- y deja claro el concepto de igualdad de sus ciudadanos –asegurará la completa igualdad de derechos políticos y sociales a todos sus habitantes sin diferencia de credo, raza o sexo; garantizará libertad de culto, conciencia, idioma, educación y cultura-. A pesar de que la declaración no es una ley, en Israel cuando no hay establecida una ley y no habiendo antecedentes, el juez de turno tiene como recurso inspirarse en la Declaración de Independencia. Esto condujo en 1992 a la aprobación de la Ley Básica de Dignidad Humana y Libertad, bajo el aval del partido gubernamental y la oposición, que recogió estas bases y blindó el carácter judío y democrático del estado y la plena libertad de sus ciudadanos. Entonces, ¿qué propósito encierra la Ley de la Nación?

Jok HaLeom es una decisión política y responde a intereses electorales fracturando gravemente a la sociedad israelí y dañando la imagen de Israel en el exterior. Sin embargo su redacción es correcta y en absoluto es racista.

De haberse pactado con la oposición, y haber definido ciertas cláusulas, Jok haLeom no solo hubiera reforzado aún más, si cabe, el carácter judío del estado, también hubiera unido aún más a toda la sociedad israelí.

 

Yom Shishí 6 de Elul de 5778
Viernes, 17 de agosto de 2018

דוד יאבו
David D. Yabo

 

 

Ley Básica Israel – Estado Nación de la Nación Judía

1 – Principios básicos

  1. La Tierra de Israel es la patria histórica del pueblo judío, en la que se estableció el Estado de Israel.
  2. El Estado de Israel es el Hogar Nacional del Pueblo Judío, en el que cumple su derecho natural, cultural, religioso e histórico a la autodeterminación.
  3. El derecho a ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es exclusivo del Pueblo Judío.

2 – Los símbolos del Estado

  1. El nombre del Estado es “Israel”.
  2. La bandera del Estado es blanca con dos rayas azules cerca de los bordes y una Estrella de David azul en el centro.
  3. El emblema del Estado es una menorá de siete brazos con hojas de olivo en ambos lados y la palabra “Israel” debajo.
  4. El himno del Estado es “Hatikvah”.
  5. Los detalles con respecto a los símbolos estatales serán determinados por la ley.

3 – La capital del Estado

Jerusalén, completa y unida, es la Capital de Israel.

4 – Idioma

  1. El idioma del Estado es hebreo.
  2. El idioma árabe tiene un estado especial en el estado. La regulación del uso del árabe en las instituciones estatales o por ellos se establecerá en la ley.
  3. Esta cláusula no daña el Estado dado al idioma árabe antes que esta ley entre en vigencia.

5 – Retorno de los exiliados

El Estado estará abierto para la inmigración judía y el retorno de exiliados

 6 – Conexión con el pueblo judío

  1. El Estado se esforzará por garantizar la seguridad de los miembros del pueblo judío en problemas o en cautiverio debido a su condición de judíos o a su ciudadanía.
  2. El Estado actuará dentro de la diáspora para fortalecer la afinidad entre el estado y los miembros del pueblo judío.
  3. El Estado debe actuar para preservar el patrimonio cultural, histórico y religioso del pueblo judío entre los judíos en la Diáspora.

7 – Asentamiento judío

  1. El Estado ve el desarrollo del asentamiento judío como un valor nacional y actuará para alentar y promover su establecimiento y consolidación.

8 – Calendario oficial

El calendario hebreo es el calendario oficial del Estado y junto con él, el calendario gregoriano se usará como calendario oficial. El uso del calendario hebreo y el calendario gregoriano será determinado por la ley.

9 – Día de la Independencia y días conmemorativos

  1. Día de la Independencia es la fiesta nacional oficial del Estado.
  2. El Día de los Caídos en memoria de los Caídos en las Guerras de Israel y el Día del Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo son días conmemorativos oficiales del Estado.

10 – Días de descanso y sábado

El sábado y las fiestas de Israel son los días establecidos de descanso en el Estado. Los no judíos tienen derecho a mantener días de descanso en sus sábados y festivales. Los detalles de este problema serán determinados por la ley.

11 – Inmutabilidad

Esta Ley Básica no se modificará, a menos que otra Ley Básica fuera aprobada por la mayoría de los miembros de la Knesset.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.