Trajano y la Segunda Guerra Judeo-Romana

ב״ה

(Foto: Columna de Trajano, Roma)

 

En el año 113 dEC el Emperador de origen hispánico Trajano inició una serie de medidas antisemitas; prohibición del estudio de la Torá, circuncisión, Shabat, etc., hecho que provocó la ira entre los judíos del Imperio.

Dos años después, en 115, Trajano combatió contra los Partos en Mesopotamia y los judíos les ayudaron a luchar contra Roma debido a que, históricamente, bajo sus dominios habían gozado durante más de 500 años de libertad religiosa. Debido a esta alianza judeo-parta, las comunidades griegas del norte de África y Chipre atacaron a la población judía en sus barrios, lo que llevó a los judíos a organizarse y contraatacar. En Libia los judíos atacaron barrios griegos y destruyeron templos paganos, dejando más de 200 mil muertos. Las crónicas de la época relatan que la región quedó casi despoblada debido a la devastación.

Más tarde, en Alejandría, los judíos continuaron su venganza destruyendo templos y edificios romanos, lo que llevó a Trajano a enviar parte de sus tropas situadas en Babilonia para sofocar la revuelta. Como castigo, en 117, los bienes y propiedades judías fueron expropiados para reconstruir las ciudades. Como represalia Chipre fue tomada por los judíos dejando un saldo de 240 mil muertos. Trajano envió sus legiones y tomaron la isla decretando que ningún judío podría vivir ahí en el futuro.

Una nueva revuelta en Mesopotamia hizo que finalmente Trajano mandase al general Lusio Quieto a eliminar a los sospechosos judíos en Chipre, Siria y Mesopotamia.

 

La Columna de Trajano, de 30 metros de altura, está formada por un bajorrelieve en espiral en la que conmemora sus victorias frente a los dacios.

 

Uno después Adriano es nombrado emperador y continuaron los disturbios. Por su parte Quieto, a cargo del gobierno de Judea, fue ejecutado por el emperador debido a cirtas sospechas de un golpe de estado.

Adriano calmó la ira de los judíos prometiendo la reconstrucción del Templo de Jerusalén, pensamiento que pronto cambió debido a la influencia griega lo que sumado a sus muchas afrentas contra los judíos llevaría a la Tercera Guerra Judeo-Romana.

 

Yom Rishon 26 de Jeshván de 5778
Domingo, 4 de noviembre de 2018

דוד יאבו
David D. Yabo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.