Adriano, el destructor de Jerusalén

ב״ה

 

(En la imagen; Castillo de Sant’Angelo, antiguo mausoleo de Adriano)

 

Aún continuaban las revueltas judías contra Roma cuando Trajano muere y Adriano es nombrado emperador, que para calmar la ira de los judíos de todo el Imperio el nuevo emperador prometió la reconstrucción del Templo de Jerusalén, destruido por Tito y sus legiones 47 años antes.

Sin embargo Adriano continuó con las mismas medidas antisemitas de su predecesor, con el fin de asimilar a la población judía a la cultura grecoromana, pero con un añadido: desenraizar al pueblo judío de su capital nacional; Jerusalén.

En el año 131 Adriano desplazó a Judea una legión romana con el objetivo de mantener el orden y evitar cualquier revuelta al tiempo que Turno Rufus, gobernador de la región, celebrase sin problemas la ceremonia de la fundación de Aelia Capitolina para que la capital judía simplemente dejase de existir.

Ante este suceso Rabí Akiva, quien dirigía el Sanedrín, convenció a los demás miembros para dar comienzo a una nueva revuelta conocida más adelante como la Tercera Guerra Judeo-Romana (132-135) y declarar al comandante Simon Bar Kojba (hijo de la Estrella) como Mesías, tal como indicaba el versículo de números 24:17 “descenderá una estrella de Jacob”.

En el año 132 la revuelta se extiende por Modi’ím a través de todo el país derrotando a la X legión romana, con base en Jerusalén, y destruyendo a la XXII que había acudido desde Egipto.

La victoria se traduce en la instauración de un estado soberano judío en los siguientes dos años y medio.

En el verano de 135 bar Kojba pierde Jerusalén y se retira con su ejército a la fortaleza de Betar, que más tarde fue sitiada y tomada.

El número de judíos muertos se estima al rededor de 600 000.

Adriano finalmente prohibió la Torá, el calendario judío y mandó ejecutar a rabinos y estudiosos. En la zona del Templo mandó construir una estatua de Júpiter y otra de él mismo. Además, y para asegurarse de una victoria sobre los judíos, eliminó la denominación de Judea para allá región sustituyéndola renombrándola como Palestina, y finalmente fundó Aelia Capitolina sobre las ruinas de Jerusalén.

 

 

Yom shlishi 29 de Jeshván de 5778
Martes, 6 de noviembre de 2018

דוד יאבו
David D. Yabo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.