Mundubat, para nada humanitario

ב״ה

La exposición fotográfica promovida por la Fundación humanitaria Mundubat en el Metro de Bilbao omite información cuando asegura que la Corte Internacional de Justicia dictaminó que la Valla de Defensa, la cual denominan “muro de la vergüenza”, es ilegal.

El Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) instó en 2014 a su desmantelamiento, sin embargo fue una resolución no vinculante además que dicho órgano no tiene jurisprudencia en la región y su opinión es meramente consultiva.

La definición que se da el TIJ es tal:

La Corte Internacional de Justicia es el órgano judicial principal de la organización de Naciones Unidas. Está encargada de decidir conforme al Derecho Internacional y Controversias de orden jurídico entre Estados y de emitir opiniones consultivas respecto a cuestiones jurídicas que pueden serle sometidas por órganos o instituciones especializadas en la ONU

Nota: La resolución no vinculante de la Corte Intenacional de Justicia NO incluyó en su dictamen contra la Valla de Defensa mención alguna al terrorismo palestino, como los ataques suicidas contra población civil israelí, razón por la cual se construyó dicha valla y que dejó más de mil israelíes muertos en cinco años (2000-2005).

En la exposición  Mundubat muestra solo lo que le interesa: a un Israel como país despiadado, culpándolo de la inexistente libertad de expresión en los Territorios Palestinos, cuando informes de Naciones Unidas acusan directamente al gobierno palestino de la falta de tal derecho universal.

Entre otras denuncias contra Israel Mundubat acusa al estado judío de privar el derecho a la educación al pueblo palestino, haciendo responsable directamente a la Valla de Defensa.

Según datos de un informe emitido por UNICEF, la tasa de alfabetización en adultos palestinos (2008-2012) es del 95,3 %, la de jóvenes hombres entre 15 y 24 años (2008-2012) es del 99,3 % y la de jóvenes mujeres entre 15 y 25 años (2008-2012) es del 99,4 %. Si en verdad la polémica valla de seguridad israelí fuese un impedimento para el desarrollo educativo palestino, ¿de verdad obtendrían tan magníficos resultados?

Derecho al trabajo, derecho al libre movimiento:

Si bien es cierto que son numerosos los palestinos que deben pasar controles de seguridad para trabajar en Israel de forma legal, éstos chekpoint son necesarios para evitar atentados contra civiles israelíes, tanto árabes como judíos. Mundubat se preocupa mucho por la libertad de movimiento de los palestinos y el derecho al trabajo, pero forma parte del BDS cuyo objetivo es boicotear fábricas israelíes en Judea y Samaria (Cisjordania) que por presiones internacionales se ven obligadas a cerrar, lo que conlleva que cientos de familias palestinas pierdan así sus empleos como ocurrió con SodaStream. ¿Qué soluciones propone Mundubat para estas familias? Ninguna. No les importa lo más mínimo.

Vínculos muy poco humanitarios.

Recientemente Mundubat publicaba un tuit que bien podía haberse inspirado en el artículo 30 de la Carta Fundacional de Hamás, haciendo parecer que la citada Fundación humanitaria compartiese agenda con el grupo terrorista palestino, responsable según Amnistía Internacional de “estrangular cuellos, secuestros, tortura y homicidios ilegítimos de palestinos perpetrados por las fuerzas de Hamás durante el conflicto de Gaza e Israel en 2014
Artículo 30 de la Carta Fundacional de Hamás
Tuit de Mundubat
Mundubat, que pareciera una herramienta de Hamás para una yihad intelectual, solidaria, utiliza todos los medios disponibles a su alcance para la crítica destructiva a Israel que incluye el odio y  la difamación. En este tuit Mundubat denuncia un supuesto genocidio de Israel contra el pueblo palestino.
Sin embargo según datos de la propia Autoridad Palestina en el informe sobre la situación sanitaria en el territorio palestino ocupado de la 68º Asamblea Mundial de la Salud de la ONU de abril de 2015, la población total palestina es de 4,62 millones en el territorio del Estado de Palestina (38,2 % del total de los palestinos en el mundo).
Teniendo en cuenta que la población palestina en 1967 era de 598.637 árabes en Cisjordania, eso supone un aumento de más del 250 % del crecimiento. Además, y con los mismos datos que proporciona la Autoridad Palestina, el crecimiento anual es del 3,2 %.

No es un secreto que Israel tiene el mejor sistema de defensa del mundo y uno de los ejércitos mejores preparados y es por ello que resulta muy desconcertante que aun sigan existiendo palestinos. Y que existan significa que tal genocidio es una simple falacia, y que con los datos de las autoridades palestinas se pueden derrumbar el activismo racista de esta y otras organizaciones afines.

Incitación al antisemitismo.

Mundubat promueve el BDS, lo que significa estar a favor del retorno de más de cinco millones de palestinos, lo que supondría la desaparición del estado judío por la vía demográfica. Actualmente en Israel hay 8 millones de habitantes, de los cuales 6 millones son judíos y 1,5 millones árabes. Si al millón y medio de árabes sumamos cinco millones el resultado sería la pérdida de la mayoría judía en el único estado judío, es decir la desaparición de Israel, por lo que apoyar este tipo de ideología es claramente antisemita siendo castigado con penas de entre 1 y 4 años de prisión según el artículo 510 del código penal español.

Es de suponer que Metro Bilbao, así como el Gobierno Vasco han sopesado las consecuencias legales que conlleva apoyar este tipo de ideologías tan poco humanitarias.

Yom jamishí 14 de Adar II de 5776 
     Jueves, 24 de  marzo de 2016

דוד יאבו
David D. Yabo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.