Universidad, Intifada y terrorismo

ב»ה

En noviembre de 2008 tuvieron lugar las III Jornadas Internacionales de Jóvenes Palestinos en la Universidad Complutense de Madrid, la misma Universidad en la que estudiantes intentaron linchar a dos profesores israelíes que iban a dar una conferencia (pulsa aquí), en 2010 y en la que se registraron varias pintadas antisemitas (pulsa aquí), en 2011.

Pareciera que se estaba gestando algo más que unas simples jornadas en aquel mes de noviembre de 2008.

En plena era Zapatero (2005-2011), un miembro del partido gobernantePedro Zerolo, Secretario de Movimientos Sociales del PSOE, intervino en dichas jordanas junto con el jefe de la Misión Diplomática palestina en España, Musa Amar Odehy representantes de la ong «Paz Ahora«, que fue además impulsora de este encuentro. 
 

Lo curioso de estos interventores es la falsedad de cada uno. Tenemos por ejemplo a Musa Amar Odeh,  a quien no le importa inventarse la historia y referirse a Jesús como el «Nazareno Palestino (ver felicitación de Navidad al final de este post)*» o la organización «Paz Ahora» que llora la perdida de George Habache, un terrorista árabe autor de la intentona de Golpe de Estado contra Jordania en los años 70 y que tras su exilio en Líbano participó en la guerra civil sirio-libanesa colaborando con el régimen sirio en ocupar militarmente el país de los cedros, sesgando la vida a más de 30 mil cristianos libaneses. A eso añadir su afición en secuestrar aviones europeos y de querer «erradicar a la entidad sionista (Israel)» mediante tácticas de guerrilla (terrorismo).

Hechas las presentaciones de los principales interventores queda el turno para Zerolo.

 

Nunca he podido comprender como alguien tan comprometido con la causa LGBT en derechos, igualdad, tolerancia, etc. como Pedro Zerolo sea capaz de, siquiera, mirar a la cara a un invididuo como Amar Odeh quien representa a un gobierno que condena a los homosexuales a penas de prisión de hasta 10 años, y multas, y que además no se molestan en evitar los asesinatos por honor de familias que prefieren acabar con la vida de sus hijos, sobrinos o nietos, con tal de no caer la vergüenza sobre la familia por tener un miembro homosexual.

Sobra decir que no existen leyes que condenen estos asesinatos por honor. Crímenes que se suceden cada día en los territorios palestinos de cisjordania y la Franja de Gaza. Crímenes que la Comunidad Internacional parece olvidar y que solo Israel, el país más criticado de la región, trata de alguna manera de aliviar permitiendo que palestinos LGBT puedan residir en territorio israelí y escapar de una muerte segura a manos de los suyos.

Tampoco entenderé la nueva moda de la izquierda europea, la izquierda de la tolerancia, del buenismo, de lo políticamente correcto, de las buenas maneras, etc., en posicionarse a favor de un gobierno que oprime a su propio pueblo, persigue y ejecuta opositores o librepensadores. Jamás podré comprenderlo.

En la web del PSOE podemos ver varias cosas insólitas sobre esta moda. La primera es a Zerolo sonriendo junto con Amer Odeh. En el mismo instante de ser tomada esa fotografía es posible que un homosexual en Gaza o Ramalla acabara de descubrir su homosexualidad, y no tendría a quien contárselo. Otro se habría enamorado de su mejor amigo, que le abría denunciado a la mínima sospecha. Otro habría huido de casa tras haber descubierto un plan para acabar con su vida. Y otro, probablemente, yacería muerto culpable de amar. Y mientras en Madrid la cabeza visible del movimiento LGBT español se hacía una fotografía para expresar su solidaridad con un gobierno homófobo.

Pero no es solo eso lo que me indigna como judío gay, israelí y español.

La tercera y última fotografía vemos algo que debiera de llamar la atención a cualquier ciudadano víctima del terrorismo. De cualquier terrorismo. Un cartel con la palabra: INTIFADA.

Foto ampliada.

A la Intifada se la conoce como «levantamiento popular», un término que mitiga los actos terroristas perpetrados contra civiles (hombres, mujeres y niños), que se dirigían al trabajo o al colegio y su autobús explotó. O que celebraban un cumpleaños y la pizzería donde se encontraban también explotó. O una fiesta de fin de curso en una determinada discoteca de moda, que también acabó explotando.

Y así sucesivamente hasta llegar a la cifra de rededor de 1000 civiles israelíes muertos en un período de 5 años. Una cifra mayor de víctimas que las causadas por el terrorismo de ETA en 50 años. En proporción, en España, estas cifras equivaldrían a 6.000 muertos.

Además de las víctimas israelíes también recordar a las víctimas palestinas, ya sean éstas por ataques en represalia por un previo atentado o por la utilización de hombres y niños bomba, así como escudos humanos.
 

En mi opinión es completamente desproporcionado hacer apología a la Intifada y quedar impune. Como si nada. Pero ocurre. Y esto es gracias a que la ley española no contempla la Intifada como acto de terrorismo. La foto que acabáis de ver no es apología al terrorismo, sin embargo, si en la pancarta hubieran escrito Kale Borroka (lucha callejera, en euskera) la cosa hubiera sido completamente distinta. 

 
Pareciera que se denomina terrorismo o terrorista cuando un coche explota próximo a la guardería de tu hijo, y activismo, o vaya usted a saber, cuando el mismo coche explota en la guardería del hijo de un tipo que vive a años luz.
 
 

Retomando el tema inicial, considero inmoral que una Universidad se preste a patrocinar el terrorismo de esta manera y con invitados tales como Amar Odeh y Paz Ahora. Irónico nombre para una organización que lo último que pretende para israelíes y palestinas es paz ahora.

Por nuestra parte, trataremos de que en un futuro este tipo de apología al terrorismo sea penada de acuerdo al Código Penal español.

Yom Jamishí, 18 de Adar II de 5772
       Miércoles, 19 de marzo de 2014

   

   דוד יאבו
   David D. Yabo
Artículo 578

El enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión de los delitos comprendidos en los artículos 571 a 577 de este Código o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares se castigará con la pena de prisión de uno a dos años. El Juez también podrá acordar en la sentencia, durante el período de tiempo que el mismo señale, alguna o algunas de las prohibiciones previstas en el artículo 57 de este Código.

Capítulo VII del Título XXII del Libro II, integrado por los artículo 571 a 580, introducido por el apartado centésimo cuadragésimo sexto y siguientes del artículo único y disposición adicional primera de la L.O. 5/2010, de 22 de junio, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal («B.O.E.» 23 junio).Vigencia: 23 diciembre 2010

 
Ley orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Pulsa aquí para leerte los artículos 571 al 577.
Zerolo, de nuevo, con el embajador de los territorios palestinos Amar Odeh y no para defender los derechos e igualdad de la comunidad LGBT palestina de la Franja de Gaza y cisjordania.

Felicitación navideña de Musa Amer Odeh, jefe de la Misión Diplomática palestina en España,.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.